¡A COMER!

Receta: Espárragos blancos con salsa holandesa

Con la llegada del buen tiempo, comienza la temporada de espárragos. En Alemania, es fácil encontrar manojos de espárragos blancos en los supermercados y en los mercados de comida al aire libre. Pero también en unos puestos de madera, portátiles, que se colocan en la calle para vender productos de temporada. Más adelante suelen ofrecer fresas o cerezas. Eso sí, a un precio más elevado que otro tipo de establecimientos.

En tierras germanas es común degustar los espárragos blancos en platos calientes, como guarnición de una carne, en un guiso de verdura o al vapor, cubiertos con una salsa. Una de las elaboraciones que más me gusta, y que descubrí en el Altes Gasthaus Leve de Münster, son los espárragos blancos con salsa holandesa. Y esa es la receta que traigo hoy en el blog.

Ingredientes:

  • 1 manojo de espárragos blancos
  • 1 cucharadita de sal
  • 200 gramos de mantequilla
  • 4 yemas de huevo
  • zumo de 1/2 limón o 1 cucharada de vino blanco
  • una pizca de sal

Preparación:

  1. Antes de nada, pela los espárragos con un pelador y lávalos. No olvides quitarles un poco de la parte de abajo, que está muy dura y áspera.
  2. Después, colócalos en una cazuela, con abundante agua y una pizca de sal.
  3. Espera a que comiencen a hervir y cuécelos durante unos 10 ó 15 minutos.
  4. Aprovecha el tiempo de espera para ir preparando la salsa holandesa.
  5. Para ello hay que comenzar derritiendo la mantequilla en un cazo y retirando la espuma que vaya saliendo en la superficie.
  6. A continuación, hay que dejar que se temple.
  7. Pon las yemas de huevo en un cuenco y bátelas con una batidora de varillas.
  8. Cuando empiecen a montar, añade poco a poco la mantequilla fundida. Ten cuidado con el suero blanco que queda al fondo. No debe añadirse a la mezcla.
  9. Continúa batiendo hasta conseguir una crema fina.
  10. Por último, agrega el zumo de medio limón y una pizca de sal sin dejar de batir. Si no tienes limón, puedes sustituirlo por una cucharada de vino blanco.
  11. La salsa holandesa ya está lista así que, sólo falta esperar a que terminen de hacerse los espárragos.
  12. Pasado el tiempo de cocción, sólo hay que sacarlos y escurrirlos.
  13. Finalmente, los colocaremos en una bandeja y la salsa holandesa en una salsera para que cada uno se sirva la cantidad que quiera y…

a disfrutar de un plato de temporada sencillo de preparar y sabroso. Guten Appetit!

Imagen obtenida de Pixabay.

Deja un comentario: