La mirada migrante de esta semana es muy especial. Entrevisto ni más ni menos que ¡a una gallina de peluche viajera! Ella es Henrietta y vive en Düsseldorf con su dueña desde 2012. En esta entrevista me contó más sobre su vida en Alemania, su blog y sus aventuras por el mundo. ¿Te quedas a conocerla?


Nombre: Henrietta.

Especie: Gallina de peluche.

Ocupación: Blogger de viajes.

País de origen: Me fabricaron en Holanda, pero me adoptaron en España.

Llegué a Alemania en: Octubre de 2012.

Ciudad actual de residencia: Düsseldorf.

Blog o web personal: www.henriettalagallinaviajera.com

Redes sociales:


Entrevista a Henrietta, La Gallina Viajera

Kartoffel Tortilla. Hola Henrietta. Bienvenida a Kartoffel Tortilla. Antes de nada, me gustaría volver a darte las gracias por tu tiempo. ¿Comenzamos? Tengo entendido que esta es tu primera entrevista, ¿estás nerviosa?

Henrietta. ¡Un poquito! Pero me siento más cómoda con una entrevista por escrito. Si me pusieran un micrófono delante, probablemente solo se escucharía un cacareo y no entenderíais nada. Creo que por eso todas las entrevistas se las hacen a mi redactora humana.  

KT. ¿Cómo definirías tu estancia en Alemania y cuáles han sido los mayores retos para ti hasta el momento?

H. ¡Muy interesante! Düsseldorf está muy bien comunicado y he podido viajar mucho desde aquí. Además, estoy constantemente aprendiendo cosas que desconocía sobre las costumbres alemanas.


Como trabajo desde casa, tampoco tengo un trato diario con los alemanes como para haber tenido un choque cultural (creo que a los peluches nos tratan de forma parecida en todas partes). Pero sí que he tenido que enfrentarme a diferencias culturales muy grandes, como las que me encontré en mis dos mudanzas: cuando alquilas una casa en Alemania, ¡no suele tener ni la cocina montada!


Por otro lado, creo algo que comparto algo con todo el que se ha ido a vivir a Alemania: el idioma. ¡El alemán es muy complicado! Tengo el proyecto de, algún día, traducir mi blog y escribir todos mis artículos tanto en español como en alemán. Lo he hecho ya con algún artículo, ¡pero es una tarea muy difícil! Como mi redactora humana, Marta, está estudiando traducción, quizá la contrate en algún momento para que se encargue de ello.

KT. Tu primo Patricio se trasladó desde Francia para vivir contigo, ¿qué es lo que más le ha chocado de la cultura alemana?

Como buen cocinero, a Pato le pareció llamativo el desconocimiento que tienen los alemanes respecto a la comida. No comen legumbres, les gusta poco el pescado, huyen del marisco… Su comida tradicional tiende a ser bastante grasa, y eso a Pato no le gusta (ya sabes, es un pato, y eso del foie gras le causa un poquito de trauma). Además, dice que el vino francés es mucho mejor que el alemán, aunque no le disgusta el Glühwein. Eso sí el Apfelstrudel es su perdición.

También vino desde Francia su hermano gemelo, Marshall, aunque es un poco más tímido y prefiere quedarse detrás de la pantalla editando mis fotos, que ponerse frente a las cámaras.

KT. En vuestro piso de Düsseldorf también viven dos humanos. A Marta la conociste hace una década en Alcobendas (España). ¿Qué tal es la relación de convivencia con ellos?

H. Me pagan internet y me llevan de viaje así que, muy bien. A veces se quejan de que juego demasiado al Animal Crossing.

También tenemos un gato, Mochi. Al principio me mordía las patitas y llenaba a Pato de pelos, pero poco a poco ha entendido que no somos juguetes, aunque lo parezcamos. Pronto adoptaremos a otra gatita, ¡espero que se porte igual de bien!

KT. Eres una auténtica trotamundos. Si tuvieras que elegir otro país de residencia, ¿cuál sería y por qué?

H. ¡Esa es una pregunta muy difícil! Cada vez que visito un sitio nuevo y veo alguna casita o un barrio que me gusta, me pongo a fantasear cómo sería la vida allí. Creo que sería maravilloso poder pasar una temporada viviendo en sitios diferentes para, finalmente, quedarme con lo mejor de cada uno. Al fin y al cabo, en mi casa conviven varias culturas (española, chilena y alemana) y, cogiendo un pedacito de cada una y añadiendo cosas que aprendemos de otras diferentes, formamos la nuestra propia.

El país que más me ha llamado la atención de todos en los que he estado, sin duda alguna, ha sido Japón. Creo que me gustaría pasar un tiempo viviendo allí para conocer mejor su cultura (y comer Takoyakis siempre que quiera).

Por otro lado, también echo mucho de menos España. ¡Me gusta tanto pasear por Madrid! Tampoco le diría que no a vivir en Cantabria.

KT. En 2014 decides comenzar un blog para escribir sobre tus aventuras. También las compartes en redes sociales. ¿Puedes presentarle tu proyecto a quienes todavía no lo conocen?

H. Seguro que habéis visto un montón de blogs de viajes, pero ¿alguno de ellos está narrado por una gallina de peluche? ¡Ese es el mío!


Mi blog empezó cuando los padres de Marta me llevaron de vacaciones a Portugal y le mandaban fotos mientras ella trabajaba. Me gustó tanto la experiencia que, desde entonces, empezaron a llevarme de vacaciones y a hacerme fotos. ¡Así empezó mi carrera como bloguera de viajes!

En mi blog os hablo de los sitios que he visitado, las rutas que he hecho, las cosas que recomiendo y os cuento las historias que aprendo en cada lugar. Intento hacerlo de forma amena y divertida, para que cualquiera, sea cual sea su edad, pueda disfrutarlo.


También, en la sección de Patricio, os enseñamos algunas recetas típicas de los lugares que hemos visitado. Aún tenemos muy poquitas, pero tenemos preparadas ya algunas más. Si nos seguís en Instagram, encontraréis vídeos de más recetas.

KT. Si alguien te preguntara qué necesita para venir a vivir a Alemania. ¿Qué le dirías?

H. Parece un poquito evidente, pero le diría que aprendiese alemán. Y que, en lugar de ir a la aventura, tengan todo lo necesario para buscar trabajo. No todos comparten mi suerte y tienen una Marta que les pague las facturas.

KT. Si quieres añadir algo más, este es el momento 🙂

Desgraciadamente, no puedo dedicarle al blog tanto tiempo como me gustaría, ya que necesito la ayuda de Marta para escribir, pero ella trabaja a jornada completa como enfermera. ¡Pero así, cada vez que escribo un artículo, es más emocionante! 


De todos modos, si me seguís en Instagram, ¡con mis historias tenéis diversión asegurada! En mis historias guardadas tenéis vídeos divertidos de mis últimos viajes (¡hasta me veréis haciendo retos divertidos en los templos de Japón!). Me llama la atención que a la gente también le gusten los vídeos en los que hago cosas cotidianas como regar las plantas. ¿Nunca han visto a una gallinita hacer las tareas de casa?

¡Y esto es todo! No tengo muchas cosas más que añadir. ¡Muchas gracias por dedicarme este trocito de tu blog!

¿Tienes un proyecto en Alemania y te gustaría darlo a conocer? Contacta conmigo y hablamos sobre la posibilidad de hacer una entrevista para la sección Miradas Migrantes del blog.

Previous post Entrevista a Nati, la Colomboalemana
Next post Receta de Bretzel

Deja un comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Perfiles en Redes Sociales
Cerrar

¿Te gusta Kartoffel Tortilla?

Si te gusta este proyecto y quieres contribuir en su continuidad, puedes hacerlo a través de estas opciones:

– Comprando a través de enlaces de programas de afiliados. En esta página te explico cómo funcionan y en cuáles participa este blog.

Invitándome a un café en Ko- fi: A través de esta iniciativa me haces llegar un pequeño donativo:








A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar